lunes, 7 de marzo de 2011

Y llegó la Primavera (dicen...): Mărţişor

Apenas llevo una semana en Bucarest desde mi visita (última, creo) a Segovia, al día siguiente a mi llegada un evento socio-cultural empezaba a producirse: La llegada de la Primavera. El día 1 de marzo es tradición en Rumanía obsequiar a las mujeres con un pequeño lazo blanco y rojo, llamado "Mărţişor" que han de llevar hasta el día 21 de marzo, otras durante las dos primeras semanas y otras hasta que ven el primer árbol en flor. En ese momento, quitan el hilo blanco del broche y lo atan a la rama de ese árbol. Se dice que, si al hacerlo, se pide un deseo, este se cumplirá. Aunque los símbolos más comunes y tradicionales son las flores, el deshollinador, el trébol de cuatro hojas y el símbolo solar, hoy en día se pueden encontrar mărţişoare de todas las formas, colores y tamaños, desde personajes de dibujos animados o bromas relacionadas con las noticias de actualidad hasta las más elaboradas piezas de artesanía, de madera, cerámica, tela, fimo, etc.. Los hombres, a cambio, reciben un beso.


Los colores blanco y rojo simbolizan pureza y amor y con ello se celebra la Entrada de la Primavera, aunque también es la eterna lucha del bien y el mal, de la primavera y el invierno, de la paz y la guerra. El nombre proviene del diminutivo de Mart, de la palabra tradicional antigua de Marzo. Según me ha contado la gente, es una tradición muy antigua adoptada en Rumanía hace mucho tiempo. Puede entenderse como un talismán aunque también puede significar amor, apreciación y amistad. Durante esta semana era común ver a parejas en donde las chicas llevaban el lazo en la ropa y ramos de flores por lo que me parece más a un San Valentín rumano que la celebración de la Entrada de la Primavera.


El origen exacto de esta fiesta no se conoce, pero se cree que parte de los antiguos dacias. Otras teorías afirman que la fiesta apareció durante el Imperio Romano, ya que entonces el Año Nuevo se celebraba el primer día del mes de Marte, dios de la guerra, aunque también de la fertilidad y de la agricultura. Originalmente, los primeros "mărţişoare" eran unas monedas de oro o plata adornadas con el consabido cordelillo o unas pequeñas piedras pintadas de rojo y blanco, que las mujeres llevaban al cuello. Hoy en día, según la región, varían las costumbres.

Primavera que aún sigue resistiéndose a llegar. Eso o es que aquí la Primavera es igual que el Invierno con bajas temperaturas, contínuas nevadas y escasos momentos de sol.

Tengan un gran día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada